Los nervios me matan

Estoy nervioso, hoy es un día importante para mi futuro inmediato, estoy en espera de que me evalúen mi punto de tesis, pasa mi primer compañero y los nervios me invaden totalmente; solo se me ocurre iniciar a escribir para calmar mi ansiedad… Pienso en millones de cosas, en el día en que entre al colegio hace más de quince años, el día que entre a la Universidad y en mi primera clase, no sabía que estaba haciendo en esta carrera, de la que luego me enamore y que ahora está por terminar, pero no puedo sacar de mi cabeza (desde varios días ya) la visita que acabo de hacer junto a varios compañeros y amigos a San Miguel Ixtahuacán, San Marcos.

No me quito de la cabeza esa gente que nos recibió con tanto cariño, que nos abrió su corazón y nos contó con tantos problemas que les ha acarreado la implantación desde hace varios años ya, de una mina que explota oro.

Se ve lejano ya, aquel 2005 cuando Marlín arrancó sus motores para no parar ni 1 minuto de explotar nuestros recursos; resulta que desde entonces sus ganancias han aumentado en 500%,  y pareciera que los problemas de la comunidad han aumentado en igual cantidad.

Hablar de lo que ya sabemos sería redundar, es obvio que el ambiente está siendo duramente castigado, que lo que el Estado está recibiendo es una miseria, que aun así concedieron dos licencias más en los últimos días, pero que ya sabemos que es porque están negociando su fondo de pensión…

No me quiero centrar en todo esto, no quiero decir lo ya dicho, y pasa la segunda de mis compañeras y yo me pongo a sudar a mares.

Muchas de las personas de la comunidad de San Miguel, ven con el corazón destrozado como la comunidad, como esa interacción entre ellos se ha roto por completo, “es que antes todos nos saludábamos, teníamos familias unidas, y vinieron de la mina a lavarle la cabeza y a comprar a mucha de la gente, y ahora tenemos una división en las familias y en la comunidad”

La cuestión va más allá de lo que vemos, de lo que ya todos sabemos, atrás de todo esto hay una comunidad entera que llora sangre, que se está destruyendo poco a poco, pero que tiene una ligera esperanza depositada en un pequeño grupo de ´personas que están luchando de una forma ejemplar tanto por su comunidad, así como por la naturaleza.

Cuando les pregunte si tenían ellos algún beneficio de la cuestión minera, no dudaron ni un segundo en darme su respuesta, la cual creo que dejaría atónito a cualquiera: el gran beneficio de todo esto, es el haber abierto los ojos a su realidad, a darse cuenta de la importancia tan vital que tiene el no perder sus orígenes, su identidad; que a pesar de que están en una gran desventaja van a seguir luchando, y lo más admirable es que lo hacen pacíficamente, buscando alternativas, estudiando, dándole a su gente recursos para saber que pasa realmente, creyendo en ellos mismos.

La reunión termino con un canto en agradecimiento a Dios, en idioma maya, que sigue retumbando en mis oídos…

Demasiado en mi cabeza, y llegó el momento de mi presentación…

Anuncios

Hablando de memoria histórica…

Las primeras muertes
conmovieron; las siguientes,
asustaron;
las posteriores paralizaron.
A partir de entonces,
muchos impusieron en su
subconsciente el olvido como
mecanismo de defensa

Andrés  Cabanas

Pareciera que la historia política de la mayoría de los países latinoamericanos se estuviera repitiendo, un reciclaje de épocas. La memoria histórica de nuestra gente pareciera nula, y es que, pasan 10 0 15 años y olvidamos todo lo que hemos tenido que pasar para poder vivir un mínimo de los llamados derechos humanos.

En México, pareciera que el PRI solo se hubiera tomado un receso de un par de períodos para seguir ostentando el poder gubernamental, y es inevitable el pensar en los fantasmas de aquellos días de opresión estudiantil, masacres y aún más moderno, la conexión entre el partido y el narcotráfico.

En el Salvador no sería de extrañarse que ARENA vuelva al poder; Honduras y los golpes de Estado; en Nicaragua, luego de 16 años Daniel Ortega regresó al poder de la mano del sandinismo; en Venezuela pareciera que el Chavismo no va a terminar, al menos en el corto y mediano plazo; en Colombia cada gobierno esta más ligado con el narco; Argentina vive un nuevo peronismo, hasta con la historia trágica de la muerte del gobernante y la toma del poder departe de la esposa: los Kirchner; Perú le dio el segundo lugar a Keiko Fujimori (hija del controversial expresidente Alberto Fujimori, quién se encuentra cumpliendo pena por crímenes de lesa humanidad y corrupción en sus10 años de gobierno) en las elecciones del 2011…

Y Guatemala, mi Guate; pareciera que pasan 10 minutos y ya nos hemos olvidado de lo que ha pasado… En el 2003 dejamos que el señor Efraín Ríos Montt, luego de jornadas de violencia, participara en las elecciones presidenciales y más grave aún, obtuvo el 3er lugar.

Por ahí he escuchado y leído que las masacres cometidas por el ejército durante la guerra interna, y más específicamente en el período en el que Ríos Montt fue Presidente de facto, no se pueden constituir como genocidio, que son crímenes de lesa humanidad, y es que, según esta corriente el genocidio es el exterminio sistemático de un grupo humano por motivos de raza, religión o política (definición de la RAE), y que por razones ideológicas no se constituye tal delito.

Se olvidan de algo: la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio suscrito por la ONU y ratificado por Guatemala estipula que se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal: a) Matanza de miembros del grupo; b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) Traslados por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

La masacres cometidas en dos Erres, de las Cruces, Panzós, Chajul, Ixcán, Playa grande, Uspantán, Sacapulas, y las otras 420 masacres cometidas, fueron y seguirán siendo un aniquilamiento parcial de varios grupos étnicos mayas, dejando graves rezagos de daños mentales en los sobrevivientes, se perpetraron con una misoginia bárbara, imposible de imaginar; matando, torturando y violando a niños con una mezquindad increíble y obligando a los que no mataban a unirse a las líneas militares.

Ateniéndose a su definición de genocidio, puedo asegurar que fue un exterminio sistemático por razones éticas y políticas; la mayoría de los muertos no profesaban ideología alguna, no tenían una afinidad para alguno de los dos bandos, fue puramente por odio y rencor social hacía el pueblo indígena, justificándolo que era por razones de apoyo a los movimientos guerrilleros.

Y ahora los gobiernos militares han vuelto, disfrazados de civiles; represión disfrazada de protección a derechos colectivos; toques de queda disfrazados con protección a derechos individuales, y nosotros ¿Qué hacemos? Simplemente seguir fomentando la intolerancia, la violencia, una sociedad clasista; le damos el beneplácito al hecho de que dispersen manifestaciones de cierto estrato social, y que es la única forma de ser escuchados, con la justificación del derecho colectivo; pero cuando se trataba de manifestaciones de la clase alta del país todos estaban de acuerdo y no había obstrucción de la libre locomoción en ese momento.

Dejamos pasar el hecho de que el ejército disperse a una manifestación usando violencia bélica sin antes poder mediar con dialogo y que hubieran 6 muertos devenidos de esto; pero no podemos soportar que una marca de cerveza guatemalteca que quiere expandirse a nivel internacional saque una lata en memoria de la independencia mexicana y lo consideramos una traición a la nación.

Guatemala no necesita más intolerancia, más represión… Ser un buen guatemalteco no es ir a votar cada 4 años, no es cantar el himno de memoria o jurar a la bandera sin tener noción de que es lo que se esta replicando, ser guatemalteco no es comer chuchitos y tamales o tomar cerveza Gallo.

Necesitamos cambiar de mentalidad, tenemos que ver al pasado para no cometer los mismos errores, necesitamos tolerancia y respeto mutuo, debemos de dejar los clasismos de un lado y recordar todo lo que hemos sufrido, debemos de involucrarnos, hacernos oír cuando es necesario y aplaudir las buenas acciones. Debemos de saber exigir.

Y es que si no hay un cambio sustancial de la situación, me temo que la olla de presión con problemas seguirá acumulándose y estallará nuevamente y será más fuerte que antes. Necesitamos de memoria histórica…

Heme Aqui….

Luego de pensarlo por muchísimo tiempo, inicio una aventura en el mundo bloggero; espero realmente que al menos haya una o dos personas que lean este pequeño espacio en la infinita web; y si no, será simplemente una burbuja de escape. La idea de abrir esta pagina es simple: expresar los pensamientos que normalmente rondan por mi cabeza, y que, en muchas ocasiones no expresó, por distintos motivos de la vida. La mayoría de veces serán cuestiones políticas, jurídicas, filosóficas, deportivas y de música, aunque habrá una que otra vez que escriba de alguno de mis otros locos pensamientos y/o sentimientos.

Intente auto describirme, para que hubiera una noción de quien es el que esta detrás de la computadora escribiendo tanta payasada ¡que trabajo tan difícil! Bien dice el maestro Julio Cortazar que “en realidad las cosas verdaderamente difíciles son todo lo que la gente cree poder hacer a cada momento.” Y es que es cierto, creemos que podemos definirnos de una manera fácil, pero es por demás complicado hacerlo (al menos para mí). Sólo se me vienen a la mente mis defectos, no me encuentro ni una sola cualidad.

En fin, a esto llegue después de tres horas de pensarlo: me llamo Miguel, la edad me parece algo trivial, guatemalteco, aspiro llegar a ser politólogo, internacionalista, abogado y notario; es lo primero lo que me apasiona y, en lo que considero ser bueno. Irreverente, rebelde, nada recatado; siento muchas veces que no soy comprendido en mi tierra y aún así la amo (de ahí deviene la dirección de este blog: un hijo ama a su madre bajo cualquier circunstancia).

Espero les guste, cualquier comentario o critica es bienvenida, me encanta una buena discusión, así que no se inhiban, si están o no de acuerdo con mis tonteras… Y si alguien se siente ofendido en algún momento mis disculpas por anticipado.

Prometo que intentare escribir de forma continua,

Salú!

P.D. No podía dejar de mencionarlo, aunque no tenga nada que ver con la temática de mi primera entrada, pero acabo de ver jugar a la Selección Mayor de Futbol de Guatemala, y me parece un total desperdicio de dinero, que podría estar siendo invertido de una mejor manera en atletas que de verdad son de alto rendimiento y que, en el último ciclo olímpico demostraron su valor, dejando el nombre del país plasmado en la historia deportiva.

De verdad, con todo mi corazón, espero estar equivocado, pero presiento que será la misma historia de cada cuatro años, un fiasco y decepción total. Por eso mejor no me hago ilusiones de ver a mi país en un Mundial de futbol mayor, al menos no, en un futuro próximo…